Jean Marco Portillo Ordoñez

COMPARTIR ESTA HISTORIA

Biografía

Jean Marco nació en el Hospital San Juan de Dios en la Ciudad de Guatemala. Poco antes de cumplir su primer año se mudaron a Santa Lucía Cotzumalguapa, Escuintla, lugar en el que reside actualmente. Desde que nació, su madre ha desempeñado el rol de padre en su vida, y es ella quien se ha esforzado y ha trabajado por sacarle adelante.

Recuerdo su infancia como una etapa bastante emotiva; tuvo un grupo de amigos con los que salía todas las tardes a jugar futbol, tenta, arrancacebolla y muchos juegos que se suele jugar a esa edad.

Algo en que destacaba era que solía juntarse con niños que eran mayores que él, y unos que otros de su misma edad. Siempre que iban a la capital con su tía Lety, le encantaba jugar con sus primas y salir de paseo con ellas. Se crio con su abuela Mama Mayra y con su mamá Heidy. Su abuela cuidaba de él en el tiempo en que su mamá se encontraba trabajando. Ella le consentía bastante porque en ese tiempo era su nieto más pequeño, por lo que lo trataba como que tuviera otro hijo más. Siempre le hacía ricas comidas.

Desde que inició su primer año de estudios le ha gustado estudiar, y desde ese año fue abanderado. Desde que tenía corta edad adquirió bastante madurez y empezó a admirar a muchas personas y pensaba en el típico «quiero verme así en un futuro».

Hubo un punto en que se sentía de cierto modo «solo»; entonces bromeaba con su mamá con que tuviera a un hermanito para él. Ella bromeando le decía: «Cuando tengas 15 años mijo». Y sin pensar que así sería, a sus 15 años nació su primer hermano. Fue un cambio total para su vida.

En casa, su mamá siempre le inculcó muchos principios y valores para ser siempre una persona de calidad, también le enseñó a ser autoexigente y no ser conformista, para ser un poquito mejor día con día, pasito a pasito. Sus tíos siempre inculcaron en él la importancia de estudiar, ya que ellos fueron excelentes estudiantes destacados. Siempre le ha gustado ayudar a las personas que lo rodean cuando lo necesiten, y en el ámbito académico siempre trata que a las personas que le rodean les vaya bien también, porque nunca le ha gustado ser individualista.

También se ha caracterizado por ser una persona sumamente extrovertida, le gusta mucho conocer gente nueva y socializar, le gusta ser inclusivo y que las personas a su alrededor disfruten su compañía, Es gracioso y le gusta hacer reír a las personas. Ha aprendido que, aunque la vida le de muchos golpes, fracasos o malas experiencias, debe aprender de todo eso y seguir adelante, porque no hay éxito sin fracaso.

Alguien a quien le agradezco mucho también es a mi tío Ever, él ha sido una persona quien me ha ayudado tanto moral como económicamente, me ha aconsejado constantemente para hacer las cosas bien a lo largo de mi vida y ha estado presente en cada uno de los logros obtenidos durante mi trayectoria académica.

Formación académica:

  • Básico, Centro Educativo Privado Mixto María Luisa, 2017 a 2019.
  • Diversificado, Centro Educativo de Ingenio La Unión (CEDILU), 2020 a 2021.
  • Técnico, Instituto Técnico de Capacitación y Productividad (INTECAP), 2020 a 2021.
  • Licenciatura en Tecnología de Sistemas Informáticos, en la Universidad del Valle de Guatemala, Campus Sur.

Reconocimientos:

  • Cuadro de Honor por mejor promedio (Preparatoria – Sexto Primaria)
  • Cuadro de Honor por mejor promedio (Primero básico- Tercero Básico)
  • Cuadro de Honor por mejor promedio (Cuarto Diversificado – Quinto Diversificado)
  • Participación en Olimpiadas Nacionales de Matemática, 2020.
  • Primer lugar en campeonato escolar de ajedrez.
  • Galardón “Premio a la Excelencia Educativa”, Casa de Cultura de Santa Lucía Cotzumalguapa, segundo lugar del nivel medio a nivel municipal.
  • Primer lugar, Olimpiada de Matemáticas, Fraternidad Sociocultural Luciana.
  • Beca económica, Cooperativa Horizontes (MICOOPE)
  • Vicepresidente del Gobierno Escolar de CEDILU, 2020 a 2021.
  • Beca, Centro Educativo de Ingenio La Unión (CEDILU), 2021.

Encuentro con la Fundación:

La primera vez que Jean Marco tuvo conocimiento acerca de la Fundación Juan Bautista Gutiérrez, fue cuando estaba en cuarto bachillerato en CEDILU. Recuerda que fueron tres becados los que llegaron a dar una charla al establecimiento en el que estudiaba y hablaron acerca de qué era la Fundación, sus programas, cómo era el proceso de aplicación a la beca y los beneficios que se obtenían con esta.

Desde ese momento su mente voló y fue cuando dijo: quiero esa beca. Pensó: ¡que potencial el que tienen, que cracks o inteligentes son para tener una beca de ese calibre! Entonces tuvo que esperar hasta el siguiente año para poder aplicar, porque podía aplicar hasta estar en su último año de diversificado, y le estuvo echando muchas más ganas a ese ciclo escolar para prepararse académicamente mejor y seguir teniendo un promedio bastante bueno.

Cuando llegó el siguiente año, esperó con ansias la apertura de la convocatoria, y en cuanto se abrió, empezó con su aplicación, llenó su formulario con toda la ilusión del mundo, porque realmente anhelaba tener esa beca para poder continuar con sus estudios universitarios. Durante el llenado de formulario se plasmaron muchos de sus sueños y aspiraciones a futuro, lo que hizo ese proceso bastante reflexivo. Una vez completado su formulario, lo envió poniendo todo en las manos de Dios, y lo siguiente era esperar a que le informaran de continuar con la siguiente fase del proceso.

En cuanto recibió el correo sobre la siguiente fase, que eran las pruebas, sintió una emoción bastante grande porque supo que les había interesado su perfil y era otro motivo más para echarle muchas más ganas al proceso. En esa fase le dio un pequeño bajón, por pensar en que era muy poco probable que lo eligieran por la cantidad de personas que eran en ese momento, pero no dejó de creer en él. Puso nuevamente todo en las manos de Dios y dio su mejor esfuerzo en esa fase, y gracias a Dios pasó.

Luego le notificaron que pasaba a la fase de la entrevista presencial. Con mucha emoción y ansias esperaban el día de la entrevista y cuando se llegó iban en camino con un poco de nervios, pero sobre todo con mucha emoción por saber qué era lo que iba a pasar

Antes de iniciar con su proceso, Jean Marco veía los videos de entregas anteriores y se visualizaba estando allí algún día. Haber llegado a las oficinas y cumplir uno de sus objetivos fue satisfactorio y gratificante. El equipo de la Fundación (que fue un gran honor conocer) los recibió con toda la amabilidad del mundo y luego tocaba esperar a que llegara la hora de la entrevista.

Se llegó la hora de la entrevista y aún con un poquito de nervios, pero con la mente llena de sueños pasó a la entrevista. Cristy le recibió con mucha cordialidad y haciéndole sentir menos nervioso, le preguntó algunas cosas sobre él y sobre su futuro… Fue una entrevista bastante enriquecedora y considera que logró transmitir todos los sueños y el deseo de superarse que ha tenido.

Finalmente, cuando le dieron la beca, su corazón explotaba de la emoción y de nostalgia, porque no sabían que era la entrega, ¡Había cumplido su meta de tener la beca! Entre lágrimas lo abrazó felicitó,

Otras actividades importantes:

Voluntario de limpieza de espacios recreativos en la ciudad de Santa Lucía Cotzumalguapa, con ayuda de otros amigos. Recolección de víveres y entrega a personas de escasos recursos de la comunidad.

Pasatiempos

Leer libros, programar, escuchar música. Basquetbol, voleibol y ajedrez.