Diego Alejandro Santos Chután

COMPARTIR ESTA HISTORIA

Biografía

La mamá de Diego Alejandro ha sido la única persona que ha estado presente desde que era pequeño, ya que nunca tuvo relación con su papá. Durante su niñez, fue criado en la casa de su tía por parte de mamá, ya que su madre trabaja todo el día y no podía estar presente para hacer tareas, jugar, etc. Por eso, tiene una excelente relación con sus dos primos (Jefhersson y Jackeline), y su única hermana llamada Stephany, que ha sido como otra mamá para él.

Empezó estudiando en un colegio cercano a su casa llamado Andy Panda. Al terminar preparatoria, la directora habló con su mama que sobresalía académicamente del resto de sus compañeros, por lo que su mamá decidió cambiarlo al colegio Liceo Javier, ya que sabía que era un colegio de muy buen prestigio y siempre buscaba lo mejor de él.

Tuvo una niñez bastante bonita, a pesar de que no era consciente que su mamá se iba a trabajar desde las 7 de la mañana y regresaba hasta las 8 de la noche. Ella siempre tenía una sonrisa en su rostro y lo apoyaba en todo lo que a él le gustaba hacer y siempre trataba de darles lo mejor que podía a su hermana y a él.

En el Liceo Javier empezó a practicar Basketball, en donde participó en una cantidad enorme de campeonatos que hasta ahora sigue haciendo. Le gustaba y era muy bueno en matemática. Por ello, siempre estuvo metido en diferentes competencias.

A nivel básico, le diagnosticaron un problema en mis ojos, ya que se le estaba «rasgando» la retina, por lo que tuvo que someterse a una operación laser para que no fuera a empeorar. Esto hizo que no pudiera hacer deporte durante un año y durante ese tiempo estuvo muy triste. De eso aprendió que no todo se puede controlar y no todo va a estar perfecto en la vida, sino que se tiene que aprender a encontrarle el lado bueno a las situaciones que se presentan y salir adelante.

Participó en las olimpiadas nacionales de matemática y olimpiadas centroamericanas de matemática a nivel centroamericano de colegios jesuitas. Además, viajó a El Salvador y México de parte de la Federación Nacional de Basquetbol.

Formación académica:

  • Párvulos, Andy Panda, 2008 a 2010.
  • Primaria, básicos y diversificado, Liceo Javier, 2011 a 2021.
  • Ingeniería Mecánica en la Universidad del Valle de Guatemala, 2022.

Reconocimientos:

  • Abanderado del colegio Andy Panda.
  • Ganador del tercer lugar en mini-olimpiadas de matemática del colegio Liceo Javier en quinto primaria, 2015.
  • Ganador del segundo lugar en mini-olimpiadas de matemática del colegio Liceo Javier en sexto primaria, 2016.
  • Mención honorífica en la Olimpiada Nacional de Matemática en primero básico, 2017.
  • Campeones Nacionales de Basquetbol, 2018, 2019 y 2021.
  • Ganador del primer lugar en concurso de tiros de Basquetbol en la Universidad del Valle, 2022.

Encuentro con la Fundación:

Desde pequeño, Diego Alejandro siempre pensaba que quería ganarse una beca para estudiar en una universidad privada debido que su mamá no tenía suficiente dinero para pagarla. Por ello, siempre tuvo claro ese objetivo siendo un buen estudiante y tratando de estar en muchas actividades extracurriculares como basquetbol, marimba, olimpiadas de matemática. etc.

En el 2018, cuando estaba en segundo básico, recibió un correo donde decía que lo invitaban a formar parte de la preselección de olimpiadas de Guatemala por su buen desempeño en la Olimpiada de matemática del 2017. Las clases se darían los fines de semana en la Universidad del Valle. Esa vez conoció la universidad y supo que quería estudiar allí, ya que el nivel de educación era muy bueno, las instalaciones eran otro nivel y todo encajaba como esa universidad en la que Diego soñaba estudiar.

Al momento de llegar a quinto bachillerato, tuvo una charla con becados de la Fundación Juan Bautista Gutiérrez, en donde se enteró que podía aplicar y lo hizo sin pensarlo. Luego, en cada fase en la que le llegaba un correo que había avanzado a la siguiente, le contaba a toda su familia porque estaba cada vez más cerca de cumplir ese objetivo que siempre había querido.

En las últimas fases de entrevistas, Diego estaba nervioso porque le da mucha ansiedad hablar con otras personas. Al llegar un correo para ir a la última entrevista, su instinto le decía que ya se había ganado la beca, pero otra parte de él decía que aún no. Cuando les dijeron a todos que eran los nuevos becados de la Fundación se puso a llorar de la emoción y alegría.

Otras actividades importantes:

Diego participó en los diferentes servicios sociales llevados a cabo en el Liceo Javier llevados a cabo en ANINI, Casa del Niño, Hospital General y asilos.

Pasatiempos

Basquetbol.