COVID-19 Medidas tomadas por nuestro equipo

Adriana Yizel Franco Mejía

COMPARTIR ESTA HISTORIA

Biografía: Adriana nació en una familia que, en ese entonces, consistía únicamente en sus papás, Jose y Silvia. Creció en una familia llena de amor y felicidad, en una pequeña casa en zona 16. Dos años después llegó a su vida su hermano, Emilio. Durante su niñez su papá viajaba seguido a Estados Unidos por trabajo, así que los pocos momentos en que estaban juntos los aprovechaban al máximo. Desde pequeña, fue una niña muy obediente y comprensiva; sus padres le han inculcado los valores de perseverancia, solidaridad y gratitud. Siempre la motivaron a soñar en grande y a dar lo mejor de sí en todo lo que haría.

Era una niña reservada, pero dedicada, le gustaba mucho estudiar. Con el tiempo, su papá dejó de trabajar en el extranjero y tomaron la decisión junto con su mamá de que ella regresara a su trabajo, mientras que ,su papá se encargaba de cuidarlos y llevarlos al colegio. Ese mismo año su familia creció más con la llegada de su hermana, Ilse. En el colegio encontró las amistades que, hasta hoy en día, tiene la dicha de conservar. De pequeña le gustaba mucho jugar, tocar la flauta y cantar; por eso, a lo largo de la primaria, participó en los equipos de fútbol, baloncesto y el grupo de coro.

Al tener en mente lo que le decían sus padres y la intención de honrar su esfuerzo de darle una educación de calidad, siempre trató de sacar las mejores notas y ser una buena estudiante. Su infancia estuvo llena de momentos felices a pesar de la adversidad. A los 10 años sufrió una dislocación de la rodilla durante un partido de baloncesto que continuó afectándole durante los siguientes años, por lo que se vio obligada a dejar los deportes de impacto. A pesar de esto, al pasar a básicos descubrió otras pasiones en el colegio, como el dibujo, el teatro y la danza.

Formación académica: A la edad de cinco años, inició sus estudios en el colegio Benito Juárez, en donde realizó todos sus estudios de nivel medio.

Disfrutó mucho el tiempo en básicos y bachillerato. Durante esta etapa fortaleció su carácter, desarrolló habilidades de liderazgo, aprendió a hablar en público, comenzó a formar su propio criterio sobre la vida e inició a trabajar en la meta de obtener una beca universitaria.

Además, el colegio celebraba muchos festivales, por lo que le encantaba participar en las obras de teatro y danzas folklóricas.

  • Básico y Bachillerato, Centro Educativo Rotario Benito Juárez, 2007-2014.
  • Ingeniería en Biotecnología Industrial, Universidad del Valle de Guatemala –UVG-, 2020 – actualidad.

Reconocimientos:

  • Galardón a la excelencia académica de la Riva
  • Medalla de la perseverancia
  • Medalla del mejor promedio de la promoción
  • Primer lugar equipo de programación, concurso intersecciones de programación en python

Encuentro con la fundación: Para Adriana, todo lo que sucedió en los últimos años fue una etapa de preparación. Anteriormente, había compartido con sus padres la información acerca del Programa de Becas Universitarias de la Fundación Juan Bautista Gutiérrez y, durante todos los años de básicos y en especial diversificado, ellos se dedicaron a apoyarla y motivarla a dar lo mejor.

Adriana sabía que sus padres no contaban con los recursos para costear una carrera universitaria, ya que la carrera que ella deseaba estudiar solo se encuentra en la UVG, por lo que aplicar a becas era su única opción.

Para ella, fue toda una locura obtener todos los papeles, calificaciones, diplomas y documentación requeridas. Durante el proceso, cada vez que pasaba una etapa, lo celebraba con su familia.  Fue un proceso largo y emocionante, en especial porque al pasar cada etapa, estaba un paso más cerca de lograr sus sueños.

Cuando al fin llegó el día de la entrevista final, Adriana sentía que tenía en juego todo su futuro por delante. Los días posteriores a ese día se sentían irreales. Está agradecida por tener la oportunidad de construir su futuro de la mano de personas que la apoyan en todo momento.

Otras actividades importantes: Ha sido voluntaria en la organización Techo. Su proyección de ayuda social la ha realizado en una escuelita, participando en actividades con Fundaniñas y en la recolección de donaciones para becas en el colegio donde ella se graduó.

Pasatiempos: Practicar jardinería, dibujar, leer, hacer yoga y cocinar.